CITA PREVIA: 91 519 19 63

DIRECCIÓN CONSULTA:
C/ Sánchez Pacheco 82 B,
Bajo A
28002 - Madrid
(También consulta en Villalba)

aurora@psicologaysexologa.com

S E X O L O G Í A

 

V A G I N I S M O

El Vaginismo es un síndrome psicofisiológico en la mujer, que impide la función coital. Implica todos los componentes de la musculatura pelviana que recubre el perineo y el tercio externo de la vagina. Esta contracción espasmódica del orifico de salida de la vagina, es de carácter completamente involuntario. El Vaginismo es un clásico ejemplo de enfermedad psicosomática.

El Vaginismo debe diferenciarse de la obstrucción física de la abertura vaginal, y también del simple temor fóbico a la penetración. El diagnóstico se realiza siempre a través del examen de la pelvis.

Se han asociado con el origen y el mantenimiento del Vaginismo las enfermedades físicas, pero sobre todo los más importantes son los aspectos psicológicos como el miedo y/ o la culpa conscientes o inconscientes, los ataques sexuales traumáticos, aunque en ocasiones no es posible identificar la causa traumática. El Vaginismo generalmente está causado por un trauma psicosexual.

Existen discrepancias entre distintos autores, la mayoría parece que coinciden en la descripción del tema, pero discrepan sobre todo al explicar el origen y mantenimiento del problema.

Master y Jonson definen el Vaginismo como un trastorno psicosomático y lo explican conceptualizándolo como un reflejo involuntario “debido al intento imaginado, anticipado o real de penetración vaginal”. La mayoría de los autores describen el Vaginismo, sin embargo, como un proceso fóbico asociado al miedo a la penetración como Kaplan, quien explica el Vaginismo como un respuesta condicionada, asociada a una respuesta fóbica hacia la penetración vaginal.

La mayoría de las explicaciones sobre el origen del Vaginismo, hacen hincapié en los distintos procesos de aprendizaje implicados en la adquisición de dicho reflejo. Pero las discrepancias aparecen al explicar el mantenimiento del problema, donde hay una mayor variedad de factores implicados, entre los que destaca el papel desempeñado por la pareja, porque muchas veces ésta tiende a favorecer e incluso a fortalecer el mantenimiento del problema de diferentes formas.

Sin embargo todos los autores coinciden, en que desde el punto de vista psicológico, el problema suele estar mantenido por la ansiedad mostrada por la mujer ante la penetración. Existen mujeres para las cuales la penetración les supone una verdadera agresión, es como si transgredieran su cuerpo, les produce un verdadero sufrimiento.

Por otro lado, el sentirse diferentes a las demás mujeres, es causa de inferioridad para quienes padecen Vaginismo, produciéndoles ansiedad, lo cual acentúa el problema. Por lo tanto, es importante abordar el Vaginismo desde el principio para llevar a cabo el tratamiento.

Los resultados obtenidos en el tratamiento del Vaginismo suelen ser buenos, porque cuando se reduce la ansiedad, la mujer comienza a hacer avances lentos pero importantes, descubriendo que siguiendo la terapia va alcanzando poco a poco objetivos que antes le parecían imposibles. También es importante el apoyo de la pareja, en el caso de tenerla. Sabemos que la mayoría de los casos de Vaginismo que no se resuelven favorablemente son los de aquellas personas que a pesar de estar afectadas por dicho problema, y aun cuando su ginecólogo les recomienda ir a la consulta de un sexólogo o sexóloga, no acuden nunca.

 

Aurora del Prado - Cita Previa 91 519 19 63