CITA PREVIA: 91 519 19 63

DIRECCIÓN CONSULTA:
C/ Sánchez Pacheco 82 B,
Bajo A
28002 - Madrid
(También consulta en Villalba)

aurora@psicologaysexologa.com

S E X O L O G Í A

 

I N S O M N I O

Es la disfunción del sueño más conocida y la que sufre un mayor número de personas de todas las edades. Se define como la incapacidad de lograr un sueño adecuado, que se manifiesta como dificultad para empezar a dormir, despertares prematuros, insuficiente cantidad de sueño o sensación de no sentirse descansado después de una noche de sueño. Este trastorno puede deberse a una diversidad de factores, tanto internos como externos, o a anomalías propias del mecanismo de control del ritmo vigilia-sueño. Las mujeres se ven más afectadas que los hombres y las personas de edad más que los jóvenes. Estos pacientes, generalmente, se encuentran fatigados, irritables, tensos y deprimidos.

Normalmente, las causas son emocionales o psíquicas y, así, se calcula que entre un 60% y un 70% de la población adulta sufre insomnio y que en el 95% de los casos dicho insomnio es causado por alteraciones o trastornos psicológicos y sólo el 5% restante se debe a problemas orgánicos.

Muchos pacientes acuden al médico insistiendo en que sólo padecen insomnio y que necesitan un somnífero, negándose a hablar sobre la verdadera causa de su insomnio.

Pero en el sueño intervienen aspectos conductuales, fisiológicos y orgánicos y hay que analizar las características individuales, porque el insomnio no es una enfermedad, sino un síntoma. Cualquier preocupación, por pequeña que sea, puede arrebatarnos el descanso, cargándonos de ansiedad.

Asimismo, "el miedo al insomnio" es un elemento ansiógeno que crea un fenómeno circular en el insomne. El insomnio produce ansiedad y esta ansiedad, a su vez, potencia el insomnio.

Reglas básicas para dormir bien
1) Es muy recomendable acostarse siempre a la misma hora, ya que nuestro metabolismo acaba adaptándose y, así, regularemos nuestro reloj biológico, que es el que controla la mayoría de nuestras funciones internas.
2) Practicar algún tipo de deporte que no sea competitivo, o andar una hora al día, sirve para inducir al sueño.
3) La habitación donde dormimos ha de tener un ambiente relajado y tranquilo, con nuestros colores preferidos, aislada del ruido y de la luz; la cama ha de ser confortable y la temperatura correcta.
4) Tomar un baño caliente tres horas antes de acostarse.
5) Escuchar una cinta de relajación en la cama ayuda a conciliar el sueño.
6) Evitar los estimulantes, el café y, en general, todas la bebidas que contengan cafeína, el té y el tabaco, pues la nicotina también es estimulante.
7) No tomar alcohol por la noche, porque deprime el sistema nervioso central e impide conciliar el sueño.
8) Los fármacos, que mucha gente toma con regularidad, pueden interferir con el sueño.
9) Tomar una cena ligera y no acostarse inmediatamente; esperar un par de horas como mínimo.
10) Evitar hacer un repaso de las preocupaciones antes de dormir. Lo mejor es que cuando apagues la luz intentes desconectar de tus problemas diarios (con voluntad).
Si no se tiene sueño, no hay que intentar dormir dando vueltas en la cama; esto puede causarnos ansiedad y la ansiedad un mayor insomnio. En este caso, lo mejor es levantarse de la cama y realizar alguna actividad relajante, como leer, escuchar música, etc., y cuando realmente se tenga sueño volver a la cama.

El sueño cumple una función reguladora y reparadora en nuestro organismo, siendo esencial para el control de la energía y la temperatura corporal. El sueño reabastece y restaura los procesos corporales que se han deteriorado durante el día.

Pero cada vez dormimos menos y trabajamos más. Según los datos de un estudio patrocinado por la organización mundial de la salud (oms) en cinco países europeos (italia, francia, alemania, españa y reino unido), los españoles somos los ciudadanos del viejo continente que menos dormimos: 40 minutos menos que nuestros vecinos.

 

 

Aurora del Prado - Cita Previa 91 519 19 63