CITA PREVIA: 91 519 19 63

DIRECCIÓN CONSULTA:
C/ Sánchez Pacheco 82 B,
Bajo A
28002 - Madrid
(También consulta en Villalba)

aurora@psicologaysexologa.com

S E X O L O G Í A

 

D E S E O

S E X U A L

I N H I B I D O


La falta de deseo sexual, según los datos obtenidos, es de un 10% en los hombres, mientras que en las mujeres puede alcanzar el 51%. Es decir, este tipo de problemas se da con mucha mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres.

Se distinguen dos casos, según que la persona siempre haya tenido esa falta de deseo sexual o cuando el problema se le haya manifestado a partir de un determinado momento, antes del cual mostraba un nivel de deseo sexual normal.
Según carrobles-sanz , las causas que pueden explicar esta disfunción sexual, están las de tipo orgánico y las de carácter psicológico.

Entre las causas orgánicas podemos mencionar los trastornos endocrinos y la insuficiencia renal. Se sabe que entre un 10 y un 20% de los hombres que sufren un bajo deseo sexual tienen tumores en la hipófisis que les hacen producir grandes secreciones de prolactina, hormona que parece inhibir la producción de testosterona generándose, a través de ello, en algunos casos, además de una falta de deseo, un problema añadido de impotencia. En la misma dirección, la ingesta de alcohol y de algunas otras drogas también pueden llegar en ocasiones a producir una disminución en el deseo sexual.

Pero los factores psicológicos son los que explican la mayoría de estos problemas.
Cualquier persona que sufre una disfunción sexual termina teniendo una disminución en su deseo sexual. Otro factor psicológico que subyace en muchos casos de bajo deseo sexual es la propia ansiedad relacionada con el mero hecho de tener relaciones sexuales. Esta ansiedad puede tener diversos orígenes, tales como una educación moral muy estricta, la adquisición de ansiedad anticipatoria ante la relación sexual, o el miedo condicionado ante la intimidad.

Otras personas con bajo deseo sexual pueden, incluso, no manifestar esta característica de la presencia de ansiedad o tensión generalizada, aunque sí pueden estar con frecuencia deprimidos.

También la existencia de sentimientos negativos hacia uno mismo, el que la persona no tenga una buena imagen de sí mismo o que no se encuentre lo suficientemente atractiva, suelen ser sentimientos frecuentemente observados en las personas con estos problemas.

Asimismo, si la persona ha tenido pocas experiencias sexuales en el pasado, o si éstas no hubieran sido lo suficientemente satisfactorias, la situación suele agravarse aún más.

El bajo deseo sexual, también guarda relación con el funcionamiento habitual de la pareja, como "la rutina en las relaciones sexuales". Se observa con frecuencia cómo muchas parejas pierden gran parte del deseo sexual del que podrían disfrutar al mantener unas relaciones sexuales monótonas, llevadas a cabo de la misma manera, en la misma situación y con las mismas consecuencias.

De esta manera, la pareja va perdiendo progresivamente interés y motivación hacia las relaciones sexuales, produciendo todo ello, una cierta disminución en el nivel de deseo sexual.
Entre las principales estrategias utilizadas en los problemas de bajo deseo sexual:
- Técnicas para reducir la ansiedad.
- Técnicas para el tratamiento de una posible depresión.
- Técnicas pra el incremento de la conciencia sensorial.
- Programas para mejorar la relación de pareja.
- Trabajar las ideas erróneas acerca de las relaciones sexuales.
- Programa de experiencias para aumentar las vivencias sensuales y sexuales del paciente.
- Técnicas para facilitar la aparición de respuestas eróticas.
- Tratamiento o entrenamiento en el manejo de algún problema psicológico relacionado, como el miedo a la intimidad o a perder el control en la relación sexual.

Para incrementar el deseo sexual son fundamentales las fantasías sexuales. Cuantas más fantasías sexuales tenga una persona, más enriquecedora será su vida sexual.

Aurora del Prado - Cita Previa 91 519 19 63