CITA PREVIA: 91 519 19 63

DIRECCIÓN CONSULTA:
C/ Sánchez Pacheco 82 B,
Bajo A
28002 - Madrid
(También consulta en Villalba)

aurora@psicologaysexologa.com

S E X O L O G Í A

 

A N O R G A S M I A

La definición de la disfunción orgásmica es un tema de controversia, porque aún no se han determinado ni la extensión normal, ni los límites de la respuesta orgásmica femenina.

Si comenzamos diciendo que la anorgasmia en la mujer es un bloqueo del orgasmo, aunque no de la excitación, debe hacerse enseguida una clara distinción entre la mujer que carece totalmente de respuesta sexual y aquella que sí posee dicha capacidad, que goza de las sensaciones eróticas y presenta una buena reacción vasocongestiva, pero que, al mismo tiempo, experimenta una dificultad de grado variable para alcanzar el orgasmo.

En el pasado, ambos casos se consideraban como un único trastorno denominado "frigidez". Esto es un error, porque, aunque ambos síndromes tienen mucho en común, son producto de distintos mecanismos subyacentes y se tratan con procedimientos diferentes.

Nadie sabe con exactitud por qué unas mujeres no tienen ningún problema para alcanzar el orgasmo y otras sí. En cambio, sabemos que su origen se encuentra, tanto en la mujer como en el hombre, en factores psicológicos y sólo en un 5% de los casos se debe a causas orgánicas.

Entre los factores psicológicos están las experiencias que vamos acumulando a lo largo de nuestro desarrollo, que influyen en nuestros sentimientos y actitudes hacia el sexo y hacia el propio cuerpo, por ejemplo, el antecedente de una experiencia sexual traumática, los problemas de la educación sexual, los problemas de concentración, de angustia, etc.
La función sexual es una interacción entre dos sistemas, el biofísico y el psicosocial y cualquier señal negativa emitida por uno de dichos sistemas se traduce en disfunción.

La mujer, además, recibe un número de señales negativas en relación con la sexualidad muy superior a los que recibe el hombre, lo cual es especialmente importante para entender la sexualidad femenina.

Es evidente que el sistema biofísico normal, es decir, un cuerpo razonablemente sano y unos órganos sexuales funcionales desde el punto de vista anatómico, responden sin más.

Pero el problema está en los componentes psicosociales y sociales de la función sexual.
La necesidad biofísica sexual, que aparece naturalmente, se refuerza si la persona considera a las sensaciones sexuales como una reacción válida, aceptable, que merece ser expresada, por lo que es importante tener una actitud positiva en relación con la sexualidad.
La respuesta orgásmica depende de muchos factores; uno de ellos es, por supuesto, la excitación sexual, pero también influye el hecho de sentirse a gusto con una misma y las ideas que se tengan sobre el sexo y los hombres.

La disfunción orgásmica se puede tratar. En primer lugar, la mujer debe conocer su cuerpo; cómo reacciona ante la estimulación; debe desculpabilizarse y comenzar a ver su sexualidad como algo natural. Y debe también desbloquearse y no sentir presión por llegar al orgasmo a la fuerza, porque de esa forma nunca lo va a lograr.

Aurora del Prado - Cita Previa 91 519 19 63