CITA PREVIA: 91 519 19 63

DIRECCIÓN CONSULTA:
C/ Sánchez Pacheco 82 B,
Bajo A
28002 - Madrid
(También consulta en Villalba)

aurora@psicologaysexologa.com

S E X O L O G Í A

 

A N O R E X I A

La anorexia es un grave trastorno del comportamiento alimentario cuya cifra de afectados aumenta un 20% al año. Esta enfermedad es de una gran complejidad y no tiene únicamente como factores desencadenantes los sociales (publicidad, moda, etc.), aunque el exagerado culto actual a la estética tiene mucho que ver en ello. Otros factores clave son afectivos y psicológicos (búsqueda exagerada del perfeccionismo, escasa autoestima, e insatisfacción personal).

Aunque la anorexia puede aparecer en cualquier etapa de la vida, la adolescencia es la etapa más proclive para sufrirla por la importancia que cobran el cuerpo y la belleza en esta etapa de la vida. De hecho, según las estadísticas, cerca del 40% de los jóvenes no se siente a gusto con su cuerpo.

Cómo detectarla:
En un primer momento, lo único que puede apreciarse es que la persona come menos que antes y ha perdido un poco de peso. Sin embargo, este hecho aparentemente sin importancia, podría pasar desarpecibido, ocultando la existencia de algo más grave.

Entre los numerosos daños de la anorexia se pueden citar: caída del cabello, insomnio, parada del crecimiento, pérdida de menstruación, piel seca y escamosa, braquicardia, hipotensión, etc. Aunque en un primer estadio puede ser difícil de detectar, existen algunos signos inequívocos que la delatan: algunos enfermos de anorexia manifiestan una preocupación obsesiva por la imagen y el peso y su consumo de alimentos disminuye de forma drástica; para no ser descubiertos recurren a todo tipo de artimañas como evitar comer en familia, esconder la comida, comer despacio, etc. También se produce un aumento exagerado de la actividad física y un cambio importante de carácter.

Otros signos inconfundibles, y que deben ser ya una señal de alarma, porque se producen en un estadio muy avanzado de la enfermedad, son el aislamiento social voluntario y la concepción defectuosa de la imagen física de uno mismo; el enfermo de anorexia se sigue viendo gordo, aunque su delgadez sea excesiva.

Cuando ya haya indicios de la enfermedad, lo más conveniente para la familia es actuar con serenidad, pues una anorexia detectada a tiempo tiene solución, siempre y cuando se recurra a la ayuda de profesionales.

Aproximadamente el 95% de las personas que sufren anorexia son mujeres. Son éstas las que más intensamente sufren los condicionamientos de la sociedad, pues las mujeres dan mayor importancia a su propia belleza que los hombres y, además, también los hombres dan mayor importancia a la belleza física de su pareja que las mujeres.

Los grupos de factor de riesgo más elevado son las bailarinas, las modelos y las gimnastas. Adicionalmente, la genética, el ambiente, los hábitos alimentarios, el estilo de vida, la profesión o las dietas son factores que, a su vez, precipitan la anorexia.

La escuela de Milán afirma que las familias en las que aparece un caso de anorexia presentan una serie de características comunes:
Problemas matrimoniales expuestos ante los hijos. Los padres se contradicen en las normas de educación. No se resuelven los conflictos, sino que se silencian. Constantemente, los miembros de la familia se culpan unos a otros de los problemas y conflictos y, en concreto, del trastorno de anorexia.

Lo que se debe hacer
Sobre todo, los adolescentes deben evitar seguir las dietas y métodos de adelgazamiento que aparecen publicados en las revistas. Las dietas deben estar supervisadas siempre por un especialista.

Es conveniente que la población general esté informada sobre las primeras señales y los síntomas de la anorexia.

Es muy aconsejable que antes de terminar un tratamiento de anorexia se consulte a un psicólogo para poder aprender las técnicas de afrontamiento ante posibles recaídas.

Respetar la terapia al máximo y evitar los pensamientos negativos y erróneos sobre la propia imagen corporal.

La soledad no es buena consejera; es bueno confiar en los demás. Se ha demostrado que la información detallada sobre los trastornos de la alimentación ayuda a remitir los síntomas y mejora el pronóstico..

Ser conscientes de que la apariencia fisica no es suficiente para alcanzar las metas que nos proponemos, ni es lo que nos llevará a la felicidad.

La calidad humana está por encima de la belleza incluso de la inteligencia. Las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir trastornos en la alimentación, porque la sociedad de consumo ha creado un tipo ideal de mujer.

La anorexia es el trastorno psicopatológico que presenta mayores tasas de mortalidad, oscilando entre el 8 y el 18% de quienes la padecen.

Aurora del Prado - Cita Previa 91 519 19 63