CITA PREVIA: 91 519 19 63

DIRECCIÓN CONSULTA:
C/ Sánchez Pacheco 82 B,
Bajo A
28002 - Madrid
(También consulta en Villalba)

aurora@psicologaysexologa.com

S E X O L O G Í A

 

A C O S O

S E X U A L

Es una conducta de naturaleza sexual que afecta a la dignidad de mujeres y hombres y resulta ingrata, irrazonable y ofensiva para quien la recibe.

Es la situación en la que se produce cualquier comportamiento verbal, no verbal o físico no deseado de índole sexual que tenga por objeto o efecto atentar contra la dignidad de una persona, y en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, hostil degradante humillante u ofensivo.

El acoso sexual se considera también una conducta de abuso de poder que se sirve del sexo como mecanismo de humillación.
Las mujeres son, indudablemente, las víctimas de este problema, en su gran mayoría. Ello es debido, en parte, a que el acoso sexual es una manifestación de relaciones de poder y las mujeres, generalmente, carecen de dicho poder, estando a merced del hombre. Otra razón fundamental es que la mujer continúa siendo considerada como un objeto sexual por muchos hombres y algunos creen que ellos son los dominadores y las mujeres las dominadas.

Según un estudio de la unión general de trabajadores (ugt), el 84% de las mujeres en españa sufre algún tipo de hostigamiento sexual. La organización internacional del trabajo (oit), ha señalado el acoso sexual como una violación de los derechos fundamentales de los trabajadores, declarando que constituye un problema de seguridad y salud, un problema de discriminación, una inaceptable situacion laboral y una forma de violencia.

Los convenios españoles empiezan a recoger este acto como discriminación laboral, tal y como prevé una nueva directiva. ¿Qué debe hacer la víctima de acoso sexual?

En primer lugar, darse cuenta de que se trata de un problema que puede anularla como persona y no quedarse lamentando su situación, sino que debe actuar. Ha de plantarle cara al agresor, exigiendo respeto como mujer y como persona. Si a pesar de hablar con el agresor, éste no ceja en su empeño, hay que procurarse pruebas, ya que éstas son fundamentales a la hora de denunciar.

Por tanto, si el acosador, además de miradas y gestos, nos hace proposiciones deshonestas o nos piropea con frases en las que estén implícitas intenciones sexuales, hemos de proveernos de un magnetofón pequeño y procurar grabarlas siempre que se pueda, denunciándolo al comité de empresa. Lo peor es callarlo, por miedo a perder el trabajo o por vergüenza, porque las consecuencias psicológicas y físicas pueden ser lamentables.

En realidad, el principal objetivo de la mayoría de las víctimas de acoso sexual no es demandar por daños al agresor, sino conseguir que cese el comportamiento ofensivo y que se les proteja de cualquier represalia por haber presentado una denuncia.

Muchas veces las personas acosadas sexualmente necesitarán apoyo psicológico, para que el daño que este tipo de episodios les causa no les deje secuelas y para que con la ayuda de un profesional puedan recuperar la autoestima y sentirse más seguras en la vida.

Aurora del Prado - Cita Previa 91 519 19 63